Cosas que hacer en María Trinidad Sánchez: ¡Playas y entornos naturales vibrantes!

La provincia de María Trinidad Sánchez de la República Dominicana, situada en la costa norte del país, alberga una de las joyas turísticas más importantes del Caribe: Nagua. Además, es un lugar paradisíaco que atrae anualmente a miles de turistas, principalmente por sus hermosas playas y paisajes naturales llenos de color y vibrante energía.

Si estás dispuesto a explorar todo lo que María Trinidad Sánchez nos ofrece, sigue leyendo la información que hemos preparado para ti sobre las mejores cosas que hacer en esta provincia. Así que prepara las maletas e incluye las siguientes actividades en tu plan de viaje a la República Dominicana.

¿Por qué visitar la provincia de María Trinidad Sánchez?

La provincia debe su nombre a una extraordinaria militar que participó en las guerras de independencia, y que se convirtió en la primera mujer encarcelada y ejecutada por Pedro Santana, que era el presidente anexionista dominicano.

Este territorio se separó pronto de la provincia de Samaná, en septiembre de 1959, con el nombre de Julia Molina. Sin embargo, 2 años más tarde se cambió a su nombre actual en honor a la famosa heroína nacional de la Independencia del país.

Además de su increíble historia y su papel en la historia de la nación, la provincia de María Trinidad Sánchez es también un pequeño paraíso de ensueño para los amantes de las playas, las lagunas y las montañas. Y es que esta región lo tiene todo para disfrutar de unas vacaciones inolvidables y muy agradables, llenas de alegría y colores exóticos.

De hecho, alberga algunas de las playas más famosas y bellas del Caribe, como Playa Grande, Playa Caletón y Playa Preciosa. Además, uno de sus lagos más populares, el "Lago Azul", debe su nombre a su vibrante e imponente color azul, tan característico y llamativo para los viajeros.

Aquí no sólo disfrutarás de la calidez y la belleza de sus profundas aguas azul cielo, sino que también capturarás imágenes poderosas y mágicas para compartir, ya que es un escenario único que quedará grabado en tu memoria.

A continuación encontrarás toda la información que necesitas saber sobre los mejores atractivos turísticos y naturales de María Trinidad Sánchez, así como las mejores cosas que hacer en esta magnífica provincia. ¡No te lo pierdas!

Fuente: @ciudaddenagua

¿Cuál es el mejor momento para visitar esta majestuosa ciudad?

En María Trinidad Sánchez, las temperaturas más agradables se dan durante los meses de enero y febrero. En esta estación, las temperaturas oscilan entre 23 y 26°C, y con menos precipitaciones, lo que la hace perfecta para disfrutar de sus hermosas playas, cascadas, montañas, manantiales y mucho más.

Top 6: ¿Qué ver y qué hacer en la provincia de María Trinidad Sánchez?

Si has preparado las maletas para visitar la República Dominicana, pero tienes dudas sobre si visitar la provincia de María Trinidad Sánchez, consulta la siguiente selección de cosas que hacer y lugares que visitar en esta vibrante región tropical de la isla caribeña:

  1. Explora la ciudad circundante de Nagua

Nagua es quizás el municipio más famoso y atractivo de la provincia de María Trinidad Sánchez, ya que es una de las localidades más bellas, sobre todo por sus majestuosas playas, que seducen por su suave y fina arena blanca, con cocoteros y aguas transparentes. tonos cálidos que van del turquesa al azul intenso.

Es una ciudad con habitantes hospitalarios que te harán sentir en un lugar acogedor y relajante, pero con muchas emociones esperando en sus playas cristalinas. Originalmente se llamó "Julia Molina" en 1938, que era el nombre de la madre del dictador de la época: Rafael Trujillo.

Poco después de su muerte por un disparo, cambiaron su nombre por el de "Nagua" en 1961. Los lugareños también la llaman "Boca de Nagua", ya que tiene muchos atractivos para los viajeros, especialmente para los apasionados del ecoturismo.

Entre los lugares más destacados que no puedes perderte, tanto si eres turista nacional como extranjero, están, por ejemplo, el Monumento Natural Cabo Francés Viejo, la Cueva del Dudú o la Playa del Diamante, de la que hablaremos en líneas posteriores.

Fuente: @ciudaddenagua
  1. Sumérgete en las cálidas aguas de Playa Grande

Playa Grande es una de las playas más bellas de todo el Caribe. Su fama simplemente trasciende las fronteras y no puede faltar en tu itinerario de viaje, sobre todo si decides recorrer la región en un viaje por carretera de uno o varios días.

A pesar de que esta playa es toda una experiencia para la familia, no es recomendable para niños, ya que tiene fuerte oleaje y gran profundidad, por lo que debes tener cuidado si viajas con los más pequeños a esta playa o si eres una persona con poca experiencia en natación.

Esta playa cuenta con varios restaurantes y lugares donde comer platos tradicionales con el mejor sabor dominicano y caribeño. De hecho, algunos de sus manjares más solicitados son el pescado frito, el coco acompañado de plátanos o los gandules, que es un plato típico hecho con arroz muy rico.

En cuanto a lo que necesitas para pasar una estancia excelente, Playa Grande dispone de aparcamiento, alquiler de tumbonas y sombrillas, así como alquiler de equipos de buceo, tiendas para comprar gafas de sol color crema, trajes de baño y recuerdos.

Una de las razones por las que esta playa es tan famosa es el color rojizo de su arena y sus cálidas aguas turquesas.

Asimismo, sus vistas son impresionantes, por lo que no sólo los fotógrafos se sentirán inspirados, sino también quienes deseen disfrutar de un panorama lleno de vida y color, con una decoración natural de palmeras y blancos acantilados a sus lados.

Sin duda, es una playa perfecta para relajarse. Te recomendamos que te instales en la zona más alejada de la entrada, donde podrás relajarte mucho más, ya que también es un lugar muy frecuentado por los turistas.

Por otro lado, es un lugar ideal para practicar deportes acuáticos como el surf o el windsurf, gracias a sus grandes olas, así como para relajarse al sol admirando las espléndidas vistas que ofrece de la costa.

Fuente: @playaesmeralda
  1. Explora y bucea en la Laguna Dudú

La Laguna de Dudú es el único paraje natural del mundo donde los amantes de la exploración de cuevas (espeleólogos) pueden pasar de un lugar natural a otro mientras bucean. Por tanto, es una verdadera oportunidad para los apasionados de esta actividad.

La alguna está situada en la costa norte de la República Dominicana, muy cerca de Playa Diamante, a sólo 25 km de Nagua. Cabe destacar que Playa Diamante es otra de las mejores playas de la región, lo que se traduce en la posibilidad de conocer mejor esta zona.

Sin embargo, la laguna de Dudú está conectada con otra laguna, así como con el mar, aunque es necesario superar algunas barreras naturales, por lo que el acceso no es tan directo. La Laguna tiene 32 metros de profundidad, y está bordeada por una densa selva tropical, que llega a cubrir las hondonadas que la rodean.

Y su carácter especial no acaba aquí, porque alrededor de la laguna descubrirás muchas cuevas con numerosas formaciones de estalactitas y estalagmitas para observar las grabaciones dejadas en las rocas por los antiguos aborígenes, que habitaron la isla antes de la llegada de los españoles. Sus muros contienen más de 30 metros de arte precolombino.

En sus alrededores también hay puestos de comida, y alquiler de equipos para bucear y otras actividades acuáticas, como natación, snorkel, etc. Además, hay escaleras que facilitan el acceso al agua, así como caminos por los que acceder a la otra laguna si bucear no es tu actividad favorita.

Sin duda, no sólo ofrece refrescantes baños, divertidos saltos desde las rocas (si te gusta la adrenalina, prueba la caída libre en tirolina desde 10 metros de altura) e inspiradoras vistas, sino también una íntima conexión con la naturaleza y la cultura.

Como puedes ver, es un lugar turístico que merece la pena visitar, con actividades desafiantes y muchos lugares para hacer fotos instagrammables. Además, la laguna está a pocos minutos de dos playas: Playa Diamante y Arroyo Salado. ¡Se convertirá en uno de tus lugares favoritos del planeta!

Fuente: @godomrep
  1. Visita y disfruta de múltiples actividades extremas en el Monumento Natural Cabo Francés Viejo

Otra de las mejores cosas que hacer en la provincia de María Trinidad Sánchez, es explorar y conocer el Parque Nacional de Cabo Francés Viejo y disfrutar de sus espléndidos paisajes. Fue declarado Monumento Natural en 2009, y es una de las zonas protegidas más importantes del país. Próximo a la autovía Cabrera-Río San Juan, el parque ocupa una superficie de 5 km².

Al igual que las playas de esta ciudad, sus aguas destacan por un intenso color azul. Además, es el lugar perfecto para realizar actividades llenas de adrenalina y emociones intensas, como la escalada en roca, ya que aquí encontramos una meseta costera abierta a playas, arrecifes y acantilados, entre sus bellezas naturales.

Durante tu recorrido podrás llegar a los tres faros, desde cuya cima podrás disfrutar de una increíble vista panorámica del océano Atlántico, y bajar a la playa de Bretona para más diversión. Cabe señalar que lo más interesante de los faros es que cada uno de ellos procede de una época distinta, el más antiguo data de hace 150 años.

Además, como amante de la naturaleza, la fauna y la flora, en este monumento natural encontrarás una gran variedad de especies endémicas, en un área de 1,5 km² de auténtica belleza natural.

Fuente: @roadtripsrd
  1. Disfruta de Playa Diamante, una de las más tranquilas y relajantes

También situada en la costa norte de la República Dominicana, Playa Diamante es la playa natural más recomendable para ir de vacaciones con toda la familia, sobre todo porque las olas no son fuertes, el agua no es tan salada y tiene un encantador riachuelo que discurre entre las rocas y montañas conectadas con la playa.

Además de sus características tan ideales para pasar un día de relax, es una playa rodeada de abundante y frondosa vegetación y una ensenada, con palmeras y magníficos cocoteros. No sin razón es una de las más bellas y exuberantes del país.

Sus aguas turquesas son tan claras, cálidas y poco profundas que incluso puedes caminar en ellas sin problemas, llegando hasta el mar, donde el agua te llegará a la cintura. Por eso es un lugar perfecto para compartir con toda la familia, mientras los niños juegan y disfrutan con toda la seguridad que necesitan.

Además, su densa vegetación proporciona sombras refrescantes para relajarse mientras se disfruta de una bebida fría. Por otra parte, aquí también puedes practicar emocionantes actividades en el agua, como piragüismo o kayak, creando tu propia ruta a lo largo de toda la playa.

La buena comida también forma parte del paquete, por lo que encontrarás todo tipo de servicios y restaurantes para deleitar tu paladar con los mejores platos con sabor dominicano. O incluso tomar un humeante y delicioso café en una de sus cafeterías y tiendas.

  1. Relájate en la refrescante Laguna Azul

La entrada a la Laguna Azul se encuentra en medio de la carretera, en el camino entre Nagua y Cabrera. Es un pequeño lago que se encuentra en una diminuta cueva excavada por la naturaleza. De hecho, a medida que te acerques, te darás cuenta de cómo la Madre Naturaleza se ha ocupado de crear un entorno natural tan acogedor y tranquilo.

Además, si miras hacia el borde de la cueva, verás una imagen magnífica: los árboles extienden sus raíces hasta el suelo, en medio de una laguna de agua clara, pero con un tono azul claro. Hay que tener en cuenta que esta Laguna está muy cerca de Playa Diamante.

Otro hecho importante que debemos destacar es que la cueva es propiedad privada, por lo que es necesario pagar una pequeña cuota para acceder a ella. Pero realmente merece la pena darse un chapuzón en sus aguas, que han sido descritas por los viajeros como revitalizantes y llenas de paz. Además, la temperatura es muy agradable, alcanzando los 23°C.

El ambiente es bastante tranquilo y envuelve con su paz. Ideal para pasar tiempo con los amigos. Así, a cambio de un pequeño coste, puedes conectar con la naturaleza y disfrutar del agua que mana naturalmente del manantial.

¡También verás reflejado tu rostro debido a lo cristalinas que son sus aguas! Y algunos peces que forman parte del arrecife. ¡Sencillamente mágico!

Fuente: @carlostorresrd

Palabras finales

Como puedes ver, la provincia de María Trinidad Sánchez es más que una ciudad que honra a una de sus mayores heroínas nacionales.

También es un lugar lleno de actividades emocionantes y experiencias alucinantes, gracias a sus hermosas playas de arena aterciopelada y aguas turquesas. No dudes en ir a la costa norte de la República Dominicana y explorar este encantador rincón de la isla.

¡Compartir es cuidar!

Artículos relacionados

Traslados Punta Cana: Guía para un viaje sin estrés desde/al aeropuerto (2023)

¿Estás planeando un viaje a Punta Cana en 2023 y quieres asegurarte de que tu ...
Leer más →
Trasnportation Dominican Republic

Transporte en República Dominicana – Lo que debes saber

Viajar por la República Dominicana es una aventura que va más allá de moverse de ...
Leer más →

Mejor Ron En República Dominicana (2023)

He tenido la suerte de visitar la República Dominicana y probar algunos de los mejores ...
Leer más →
https://www.pexels.com/es-es/foto/persona-que-sostiene-la-almohadilla-del-juego-1174746/

Restaurantes dominicanos con el mejor mangú que debes conocer

La gastronomía dominicana está hecha de historia y de platos memorables que acompañan la vida ...
Leer más →